La web semántica según ReadWriteWeb

Leyendo un artículo de ReadWriteWeb encuentro este interesante párrafo sobre lo que se entiende por web semántica:

The Semantic Web means many things to different people, because there are a lot of pieces to it. To some, the Semantic Web is the web of data, where information is represented in RDF and OWL. Some people replace RDF with Microformats. Others think that the Semantic Web is about web services, while for many it is about artificial intelligence – computer programs solving complex optimization problems that are out of our reach. And business people always redefine the problem in terms of end user value, saying that whatever it is, it needs to have simple and tangible applications for consumers and enterprises.

Sólo se me ocurre una respuesta a estas diferentes perspectivas: todos ellos tienen razón.

En la web Semántica la información se representa en RDF y OWL, aunque también en HTML, RSS y otros formatos. Sobre RDF se han escrito y se escribirán ríos de tinta.

Los microformatos son un buen invento, factible a corto plazo pero no se pueden comparar a RDF, ya que esta tecnología aporta una infraestructura válida y escalable para ser adoptada a pequeña y gran escala, con cantidades pequeñas y grandes de información, con relaciones simples y complejas. Y, para quien no lo sepa, RDF se puede embeber en HTML mediante RDFa.

Los servicios web, aunque ya son un invento antiguo, ofrecen una funcionalidad definida, algo que no puede hacer un formulario en HTML. Además, las tecnologías de la web semántica aportan significado y universalidad a los servicios web. Más sobre SW semánticos en el W3C y en un interesante artículo del IEEE.

La inteligencia artificial es una pieza clave para hacer de la web semántica algo útil. Mediante IA se pueden crear descripciones semánticas (¿quién va a describir en RDF los miles de millones de sitios web actuales?), se pueden procesar (búsquedas inteligentes, búsquedas en lenguaje natural, agentes inteligentes que descubren, buscan y utilizan servicios web) y filtrar (cotejamiento de diferentes descripciones sobre un mismo recurso, capa de confianza, etc).

Los que ponen la pasta quieren ideas de valor visible (demostrable), aplicaciones útiles, que puedan convertirse en un producto. Pero no nos precipitemos, la ciencia siempre ha ido por delante de la tecnología, y la tecnología por delante del negocio. En Internet todo va muy rápido, creo que demasiado rápido, y enseguida se busca un modelo de negocio para todo. Dejemos que los científicos e investigadores hagan su trabajo, y cuando las tecnologías estén desarrolladas que se busque cómo rentabilizarlas y cómo crear un valor añadido para el usuario. No quiero decir que no haya que cuestionar la viabilidad y utilidad de todas las investigaciones, máxime en el caso de la Web Semántica, cuyas ventajas son evidentes y cuyos modelos de negocio deben ser explorados: si ya cuesta encontrar modelos de negocio para las empresas de la web tradicional y de la web social, para empresas que trabajen con la web semántica puede ser complicado.

Algunas ideas: servicios de indexado semántico externo (mmm… pongámosle un nombre en plan dospuntocero: semantic cloud computing… yeah!), minería de datos sobre bases de datos semánticas o mismamente consultoría sobre implantación de tecnologías semánticas en sitios y servicos web.

[OFF-TOPIC] Feliz Navidad a todos los lectores, especialmente al selecto grupo de suscriptores RSS ;-) No os extrañe si no publico un post al respecto, os agradezco que me leáis y os deseo lo mejor para estos días de vacaciones, descanso y reflexión, así como para todo el venidero 2009. Pero prefiero utilizar el blog para tratar los temas para los que fue creado.

Construyendo la web social semántica

A través de un interesante post de Furilo, acabo de conocer la existencia de DiSo, un proyecto que pretende crear y promover tecnologías y estándares abiertos para la creación de una web social descentralizada. Para ello, han empezado con los microformatos y los estándares de autenticación OpenID y OAuth, desarrollando sendos plug-ins para WordPress. Aprovecho para adelantar que estoy preparando una guía para aplicar tecnologías de la web semántica (entre ellas, microformatos y OpenID) a un blog.

Al conocer la existencia del proyecto, y dado el carácter del post de Furilo, no he podido evitar una especie de “escepticismo 2.0″, ya que este proyecto pretende construir comunidades descentralizadas con las tecnologías actuales, y creo sinceramente que no tiene futuro. Por una parte, ya existen ontologías como SIOC (Semantically Interlinked Online Communities) que posibilitan (o lo intentan) la compartición de datos sobre personas a partir de distintas fuentes. Pero por otra parte, la Web Semántica parece tan lejana, y SIOC tan poco tangible para las masas, que parece necesario que alguien ponga orden a la caótica web social, demasiado obcecada con los RSS, sus lifestreaming, sus Google Friend Connect y sus gurús 2.0 aunque desde sea “su propio bando”.

Pero, repito, creo que eso no tiene futuro. Seguramente me equivoque, pero cuando digo futuro no quiero decir que no vaya a tener éxito, ni siquiera que no vaya a servir para hacer avanzar la web semántica y la descentralización de servicios. Cuando digo que no tiene futuro me refiero a que las tecnologías están abocadas a ser sustituidas por las tecnologías de la Web Semántica, y no porque este blog hable sobre web semántica, sino porque los microformatos son un invento temporal (acabarán dejando paso a RDFa). Y sobre todo, porque la web social no está aislada de “otras webs”. Si sólo trabajamos para la web social, crearemos un subconjunto quizá bien formado de servicios sociales, pero muy endogámico y ligado a servicios concretos, que es lo contrario a lo que se pretende inicialmente:

We’re building WordPress plugins [...]

¿Y cuando desaparezca WordPress, qué? Cuando (Sir) Tim Berners-Lee empezó con el rollo de la Web Semántica, no dijo “vamos a hacer estándares para taxonomías” o “vamos a hacer estándares para gestión documental”. La Web Semántica provee tecnologías para la web social, para el comercio electrónico y la administración on-line, para los fondos documentales y prácticamente cualquier otro uso que se le quiera dar a la web. Si queremos una web social semántica, por favor, que sea semántica, no sólo “interlinked”.